loader
Foto

Consecuencias de comer papas fritas en exceso

Comer papas fritas es algo que nos encanta a muchos porque su sabor es delicioso, pero consumir este alimento todos los días puede traer graves consecuencias al cuerpo.

Recientemente se dio a conocer que un chico de 17 años perdió la vista después de tener una dieta basada solo en papas fritas, así como papas a la francesa. La causa de que el joven perdiera la visión fue su mala alimentación, ya que no consumía ninguna fruta o verdura. Además, tenía desnutrición y una deficiencia de minerales y vitamina B12, una vitamina importante para el buen funcionamiento de la vista.

A continuación te presentamos algunos de los riesgos que puede tener el comer papas fritas diariamente:

1) Aumento de peso. Las papas fritas son un alimento alto en carbohidratos y son consideradas carbohidratos complejos. Este tipo de carbohidratos por lo regular el cuerpo los digiere lentamente, además al ser cocidas en aceite contienen altas cantidades de grasas trans. De acuerdo con Medline Plus, consumir esta grasa puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas así como aumentar de peso.

2) Posibilidad de diabetes. Los alimentos fritos pueden provocar varias enfermedades si son consumidos con regularidad como las papas fritas. La revista Journal of Clinical Nutrition hizo un estudio en el que se analizó la dieta de varias personas durante años, les preguntaron sobre su consumo de comida frita.

Al final del estudio los investigadores concluyeron que consumir frecuentemente alimentos fritos está asociado con el riesgo de padecer diabetes así como enfermedades coronarias.

3) Riesgo de padecer cáncer. Las papas fritas contienen una sustancia química llamada acrilamida, esta sustancia se utiliza en algunos procesos industriales como la producción de papel o plásticos, pero también se encuentra en algunos alimentos como las papas. De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer la acrilamida se produce cuando una verdura contiene el aminoácido asparagina y al calentarse a altas temperaturas se produce la acrilamida. Esta sustancia puede causar daños en la estructura del ADN y provocar cáncer.

4) Muerte prematura. Consumir papas fritas todos los días puede traer como consecuencia enfermedades como obesidad, enfermedades cardíacas, cáncer, entre otros padecimientos. Un estudio hecho por la revista Journal of Clinical Nutrition analizó la alimentación de más de cuatro mil personas de entre 45 y 79 años por ocho años. Los resultados arrojaron que las personas que consumían frecuentemente papas fritas tenían un mayor riesgo de tener una muerte prematura.

5) Daño a las células nerviosas del cerebro. Otra de los daños que puede sufrir el cuerpo al comer papas fritas es que las células nerviosas del cerebro pueden verse afectadas. El portal Science Daily publicó un artículo en el que se menciona que la sustancia química acrilamida es capaz de causar daño en las células nerviosas. Si las células llegan a dañarse hay un riesgo de desarrollar alguna enfermedad neurodegenerativa así como debilidad muscular.

7 consejos para educar la conducta alimenticia de los niños

Los padres pueden hacer mucho por educar correctamente a sus hijos en sus hábitos alimenticios, en su forma de comer, en su manera de demandar el alimento y en la percepción que tienen de la comida.

1. Crea un ambiente agradable. La hora de la comida debe ser agradable y necesaria para el niño. Evita que la comida esté condicionada al castigo, si no concluye el plato.

2. Cambia su percepción de la cantidad de comida. Sirve a tu hijo la cantidad de comida que necesita en función de su edad en el plato más grande. De este modo, percibirá que hay poca cantidad de comida dentro de su plato.

3. Fomenta su autonomía. Puede motivarle poner la mesa, dejar que él mismo se sirva y que decida y tenga autonomía sobre sus gustos alimenticios.

4. Enséñale a comer en familia. Siempre que puedas permítele que coma en familia para que se apropie de los hábitos alimenticios de los adultos, asimilando la conducta y los modelos de la familia.

5. Fomenta la alimentación equilibrada. Permitirle escoger su menú puede influir en el éxito o en el fracaso de su alimentación. El éxito significa que el niño debe probar una variada cantidad de alimentos saludables para ir acostumbrando su paladar a distintos sabores.

6. Evita complacencias y exquisiteces. La hora de la comida tiene un lugar, un tiempo y un fin claro y necesario.

7. Ofrécele sólo lo que necesita. No pretendas que el niño coma la misma cantidad de alimento que vosotros. Deje que él decida y coma la cantidad de comida que necesita para satisfacer su hambre y desarrollar de forma sana sus gustos.

 

 

Información: GuiaInfantil.com