loader
Foto

Presa La Boca "ahogada" en Basura

Luego de que la presa La Boca alcanzó casi la totalidad de su capacidad, por las intensas lluvias que trajo consigo la tormenta tropical Fernand, ahora toneladas de desperdicios flotan sobre las aguas del embalse.

De acuerdo con los habitantes de la zona, toda esta basura, compuesta por deshechos naturales como ramas, además de botellas y bolsas de plástico, es arrastrada por la corriente de los arroyos La Chueca y Las Cristalinas, entre otros, los cuales desembocan en este embalse.

Cabe destacar que los niveles de agua de la presa, ubicada en el municipio de Santiago, registraron en agosto y septiembre del año pasado un bajo rango de almacenamiento, lo que encendió las alertas entre las autoridades de este Pueblo Mágico, así como de la entidad.

De acuerdo con el reporte del Sistema Nacional de Información del Agua de la Conagua, el cual ofrece un monitoreo de las distintas presas del país, el nivel de llenado de dicho embalse es de alrededor de 33 millones de metros cúbicos, es decir, 86 por ciento de su capacidad total.

En agosto de 2018, la presa observó un llenado al 43.6 por ciento, aunque para febrero de este año ya había recuperado su capacidad; sin embargo, en la primera quincena de agosto de 2019, debido a la temporada de calor, la presa descendió a niveles de 70 por ciento.

Mientras que el miércoles por la noche, a causa de las intensas lluvias, autoridades del Gobierno decidieron abrir las compuertas de la presa, luego de que a las 20:00 horas el vaso estaba al 82 por ciento de su capacidad, y porque se esperaban más precipitaciones en las próximas horas.

Y es que debido a las lluvias que ocasionó la tormenta Fernand -ahora degradada a baja presión remanente- se registraron aumentos de entre 40 y 80 por ciento en los niveles de agua de ríos, cañadas y arroyos, lo que ayudó a llegar a toda esa basura a La Boca.

7 consejos para educar la conducta alimenticia de los niños

Los padres pueden hacer mucho por educar correctamente a sus hijos en sus hábitos alimenticios, en su forma de comer, en su manera de demandar el alimento y en la percepción que tienen de la comida.

1. Crea un ambiente agradable. La hora de la comida debe ser agradable y necesaria para el niño. Evita que la comida esté condicionada al castigo, si no concluye el plato.

2. Cambia su percepción de la cantidad de comida. Sirve a tu hijo la cantidad de comida que necesita en función de su edad en el plato más grande. De este modo, percibirá que hay poca cantidad de comida dentro de su plato.

3. Fomenta su autonomía. Puede motivarle poner la mesa, dejar que él mismo se sirva y que decida y tenga autonomía sobre sus gustos alimenticios.

4. Enséñale a comer en familia. Siempre que puedas permítele que coma en familia para que se apropie de los hábitos alimenticios de los adultos, asimilando la conducta y los modelos de la familia.

5. Fomenta la alimentación equilibrada. Permitirle escoger su menú puede influir en el éxito o en el fracaso de su alimentación. El éxito significa que el niño debe probar una variada cantidad de alimentos saludables para ir acostumbrando su paladar a distintos sabores.

6. Evita complacencias y exquisiteces. La hora de la comida tiene un lugar, un tiempo y un fin claro y necesario.

7. Ofrécele sólo lo que necesita. No pretendas que el niño coma la misma cantidad de alimento que vosotros. Deje que él decida y coma la cantidad de comida que necesita para satisfacer su hambre y desarrollar de forma sana sus gustos.

 

 

Información: GuiaInfantil.com

+ de Nacional

Nacional