loader
Foto

Los únicos alimentos líquidos que un bebé de 6 meses puede tomar

Muchas madres se preocupan por cómo alimentar a su bebé, pero otras se dejan llevar más por lo que dice la vecina, la amiga o  la abuela (espero no sea tu caso) y administran a su bebé alimentos que 'no son recomendados'  por las diferentes academias de nutrición o sociedades pediátricas. 

Y, aunque pueda resultar increíble de leer y, sobre todo de entender, he llegado a ver en mi consulta casos en los que le ofrecen al bebé de 6 meses (en este post me voy a referir a los bebés de 6 a 12 meses de edad) aguas aromáticas malta, té, coladas, jugos naturales y/o procesados, bebidas azucaradas e, incluso achocolatadas, sin saber el daño que cualquiera de ellas puede ocasionar en la salud del pequeño.

Por ello, quiero comentarles (basada en soporte científico) qué líquidos puede recibir tu bebé (de 6 a 12 meses). Estos son básicamente solo tres:

- Lactancia materna a demanda
Tu leche está compuesto en un 88 % por agua, así que puede cubrir perfectamente todas las necesidades del pequeño. Y es que la leche del principio le calma la sed y la leche del final de la mamada el sacia el hambre. De ahí que incluso en climas extremadamente calurosos no necesitan tomar agua si tiene menos de 6 meses. 

- Fórmula infantil, en el caso que no se haya logrado la lactancia materna.

- Agua pura.
El agua pura se puede y se debe dar a partir de los 6 meses de edad cuando el bebé inicie la alimentación complementaria, no antes, por muchas razones, entre ellas: mayor probabilidad de abandonar la lactancia, mayor riesgo de contaminación y, por ende, enfermedades diarreicas (sus riñones son inmaduros y le pueden ocasionar algún tipo de problemas o patologías graves). 

 

Información: Guia Infantil

7 consejos para educar la conducta alimenticia de los niños

Los padres pueden hacer mucho por educar correctamente a sus hijos en sus hábitos alimenticios, en su forma de comer, en su manera de demandar el alimento y en la percepción que tienen de la comida.

1. Crea un ambiente agradable. La hora de la comida debe ser agradable y necesaria para el niño. Evita que la comida esté condicionada al castigo, si no concluye el plato.

2. Cambia su percepción de la cantidad de comida. Sirve a tu hijo la cantidad de comida que necesita en función de su edad en el plato más grande. De este modo, percibirá que hay poca cantidad de comida dentro de su plato.

3. Fomenta su autonomía. Puede motivarle poner la mesa, dejar que él mismo se sirva y que decida y tenga autonomía sobre sus gustos alimenticios.

4. Enséñale a comer en familia. Siempre que puedas permítele que coma en familia para que se apropie de los hábitos alimenticios de los adultos, asimilando la conducta y los modelos de la familia.

5. Fomenta la alimentación equilibrada. Permitirle escoger su menú puede influir en el éxito o en el fracaso de su alimentación. El éxito significa que el niño debe probar una variada cantidad de alimentos saludables para ir acostumbrando su paladar a distintos sabores.

6. Evita complacencias y exquisiteces. La hora de la comida tiene un lugar, un tiempo y un fin claro y necesario.

7. Ofrécele sólo lo que necesita. No pretendas que el niño coma la misma cantidad de alimento que vosotros. Deje que él decida y coma la cantidad de comida que necesita para satisfacer su hambre y desarrollar de forma sana sus gustos.

 

 

Información: GuiaInfantil.com